agarciaribas@gmail.com

Publicado el 26 de octubre de 2016

Les conocimos siendo solo unos niños, cuando sus padres nos contaban su historia. Les acompañamos durante unos años, viéndoles crecer. Fuimos testigos de sus alegrías y sus penas. Nos hicieron reír con sus ocurrencias y travesuras, y se nos encogió el corazón con su particular manera de afrontar los problemas. Ahora, ha llegado el momento de verles enamorarse.

 

 

Ya no se puede poner más comentarios.