agarciaribas@gmail.com

Fotor0326143339

—Y ahora es cuando vendría el lema de la campaña —Connor aprieta el botón del mando a distancia del portátil y la imagen proyectada cambia para mostrar la frase comercial del anuncio en el que llevan trabajando casi un mes—. “Tómate tu tiempo”.

Hace una pausa para que los clientes asimilen la idea. Pausa que suele aprovechar para intentar evaluar su reacción. De ese modo puede ver si van por el buen camino, o si por el contrario tiene que sacarse algún as de la manga. Camina lentamente desde el fondo de la sala, dirigiéndose hacia la pantalla del proyector, mientras ve como los propietarios de una de las empresas de café más importantes del país, asienten con la cabeza en señal de aprobación. Mira a Rick, su compañero de proyectos y mejor amigo, y le guiña un ojo mientras él le sonríe alzando el pulgar discretamente. Trabajan en una de las mejores agencias de publicidad del país, la que tiene a los mejores publicistas en plantilla, y con las mejores empresas del mundo en su cartera de clientes. Aún así, siempre contienen la respiración durante ese momento de silencio entre el final de su presentación y la reacción del cliente.

—Nuestra idea es hacer dos o incluso tres finales diferentes. A mucha gente le gusta el café y para muchos significa relax, tomarse un momento para ellos mismos —dice pasando el mando a distancia a Rick para dejarle el protagonismo.
—En la última imagen podría verse a una chica o chico joven relajándose después de una larga sesión de estudio, o a un hombre o mujer disfrutando de una taza al final de un largo día de trabajo, o incluso a un abuelo o abuela estirado en el sofá con el nieto durmiendo apoyado en su brazo mientras sostiene la taza de café con la otra mano.

Mientras Rick habla, Connor observa las caras de los clientes, y sabe que les han convencido, sabe que han ganado esta cuenta. Así que sin querer, su mente pasa página y desconecta, sabiendo que su trabajo aquí ha acabado. Ellos piensan e idean la campaña, y se la intentan vender al cliente. A partir de ahí, si tienen éxito en su trabajo, es cosa de otros llevarlas a la práctica.

Aprovechando la penumbra de la sala, mete la mano en el bolsillo del pantalón y saca su teléfono. Es casi mediodía. En poco más de media hora ha quedado con Sharon para comer. Le llamó ayer para quedar y está ansioso por volverla a ver. Es publicista como él, aunque trabaja en una de las agencias rivales. Se conocieron hace poco más de un año, cuando rivalizaron por una cuenta, que acabaron ganando ellos, aunque ella se llevó algo mucho más valioso para él, su corazón. Se adueñó de él en el mismo instante en que se cruzaron por los pasillos de las oficinas del cliente donde celebraban las reuniones, y ya no se lo devolvió. Desde entonces, le costó lo suyo conseguir que accediera a salir con él. Siempre le decía que sus trabajos les ocupaban demasiado tiempo, cosa totalmente cierta, pero poco a poco se fue colando en su vida, hasta llegar a convertirse en algo parecido a una pareja.

Desbloquea el móvil y enseguida aparece su foto como fondo de pantalla. Es perfecta. Guapa, inteligente, extrovertida y ambiciosa.

—Bueno, pues yo creo que no hay mucho más que decir, ¿no? —empieza a decir uno de los hombres—. Creo que hablo también en nombre de mis hermanos cuando digo: ¿cuándo empezamos?
—Mañana mismo nuestro equipo de diseño y maquetación se pone a ello —dice Connor guardando de nuevo el teléfono en el bolsillo y volviendo a abrir las cortinas de la sala para volver a dejar entrar la luz.

Se toma unos segundos observando las vistas de la ciudad que los increíbles ventanales de sus oficinas en la Avenida Madison regalan. Nació y creció en el Bronx, donde su padre decía que se sentía como en su Irlanda natal.

—En Nueva York viven casi el doble de irlandeses que en la propia Dublin —suele decir a menudo.

Cuando empezó a trabajar y a ganar dinero suficiente, se compró un apartamento en el Soho, así que ha vivido siempre en esta ciudad. La ama y nunca podrá separarse de ella más de dos semanas, lo justo como para dejar descansar a su cabeza del incesante ruido.

Se gira con una gran sonrisa en los labios. Presiente que hoy va a ser un gran día. Cuenta nueva, cita con Sharon y partido de los Knicks por la noche en casa de su padre. Perfecto.

—Habéis hecho un gran trabajo, chicos —le dice uno de los hombres estrechando su mano en cuanto se une a ellos.
—Gracias —responde Connor de manera afable.
—Señor O’Sullivan —dice entonces la mujer dándole la mano—, un placer.
—Gracias señora Folger —contesta él inclinando levemente la cabeza mientras agarra con delicadeza su mano.
—Llámeme Grace.
—Solo cuando usted me llame Connor.
—De acuerdo, Connor —dice sonrojándose ante su caballerosidad.

Bruce Dillon, el dueño de la agencia y por lo tanto su jefe, presente en todas las reuniones pero siempre jugando un papel en la sombra, acompaña a los clientes a la salida mientras Connor les aguanta la puerta de la sala.

—Gran trabajo Sully —le dice al pasar por su lado, dándole un suave golpe el hombro con el puño cerrado—. Esta cuenta es de las grandes.

Todos en el trabajo le llaman Sully, como diminutivo de su apellido, O’Sullivan, y así es conocido también en este mundillo, publicistas rivales incluidos, Sharon entre ellos.

—Gracias Bruce.

En cuanto les ven perderse por el pasillo, cierra la puerta con un gesto teatral y se gira hacia Rick escuchando las notas ya habituales de su canción del triunfo, el estribillo de “We are the champions” de Queen. Al instante los dos empiezan con su ritual: movimientos de victoria a cámara lenta, levantando los brazos y abrazándose. Cuando se cansan de hacer el payaso, que no es hasta que acaba el estribillo de la canción que Rick tiene grabada en su teléfono, Connor se afloja la corbata y se desabrocha el botón del cuello de la camisa.

—Si llegas a tontear más con la vieja, se le desintegran las bragas.
—Joder Rick… No seas guarro. Sabes que no es eso.
—Lo sé, lo sé. Ese tonteo forma parte del juego, a veces es necesario, bla, bla, bla… Pero no me jodas, ya les teníamos en el bote. Hoy lo has hecho para lucirte aún más. Pero déjame decirte algo —dice pasando su brazo por encima de los hombros de su amigo—. Búscate a una más joven porque esa no te dura ni dos asaltos.
—Vete a cagar Ricky —dice deshaciéndome del brazo y metiendo su portátil y el resto de sus cosas en la mochila mientras Rick ríe a carcajadas—. Además, te recuerdo que tengo novia.
—¿Ah sí? ¿Y ella lo sabe? O te refieres quizá a esa chica… ¿cómo se llamaba? Sí, hombre, esa que ves sólo cuando a ella le apetece… Esa que te llama cuando el resto de planes le fallan… ¿Cómo era…? ¡Sharon! ¿Es ella tu “novia”? —dice enfatizando la última palabra entrecomillándola con los dedos.
—Estoy llorando de la risa. ¿No ves las lágrimas? —contesta acercándose a él con la mochila al hombro—. ¿No? Pues será porque no me hace ni puta gracia.
—Vale, vale… —le frena cogiéndole del brazo—. Perdóname. No te enfades Sully… ¿Comemos juntos?
—No puedo. He quedado en menos de media hora para comer con Sharon.
—¿En serio? —contesta levantando las cejas, gesto que enseguida cambia al ver que Connor empieza a mosquearse de verdad—. Genial…
—Me llamó ayer. Dice que tiene algo que decirme.
—A lo mejor te dice que sí…
—¿Que sí qué? —pregunta confundido, arrugando la frente.
—Que sí quiere salir contigo.
—Vete a la mierda Rick —le suelta Connor levantándole el dedo del medio.

Se gira, agarra el tirador de la puerta de cristal y sale por ella escuchando aún las carcajadas de su compañero de trabajo, que además dice ser su amigo. Llega a los ascensores y mientras lo espera, comprueba de nuevo la hora. Llegará tarde seguro, más teniendo en cuenta que han quedado en un restaurante a unas quince manzanas de aquí, a medio camino entre las dos agencias, y el terrible tráfico de la ciudad a todas horas. Cuando se abren las puertas, se mete dentro sin levantar la vista del teléfono, comprobando el correo electrónico que le ha llegado durante la reunión. Resopla resignado pasando el cursor por encima de ellos hasta que se le dibuja una sonrisa al ver un mail de su hermano pequeño, Evan.

“Esta noche. No te olvides. Toca aplastar a los Lakers”

“Como si hubiéramos aplastado a alguien en algún partido”, piensa resignado. Perderán seguro, como casi siempre, los dos lo saben, pero les gusta disimularlo.

“No me lo perdería por nada del mundo. ¿Julie te deja salir?”

Evan tiene dos años menos que él, 35, y cuatro menos que Kai, su hermano mayor. Y a pesar de ser el pequeño, es el único de los tres que sentó la cabeza y se casó con la maravillosa, guapísima y pija, Julie. Una chica a la que no se le conoce otro oficio que el de gastarse en ropa y en salir con sus amigas el dinero que gana su hermano.

“Por supuesto. No soy tan calzonazos”

—No, qué va.

Está tan enamorado de ella y tan ciego, que es incapaz de ver que Julie lleva casi cuatro años aprovechándose de él, desde el preciso instante en que se dijeron el “sí quiero”. Evan trabaja como contable en una gran empresa y lo gana bastante bien, lo suficiente como para poder vivir muy holgados… si no fuera porque gran parte de ese dinero lo dilapida su querida mujer de gustos caros.

“A otro con ese cuento hermanito. ¿Cuántos vestidos te ha costado el partido de esta noche?”

La respuesta a este mensaje no llega tan rápido como la anterior, así que da por hecho que ha acertado de lleno con su comentario. Suspira resignado y contrariado por tener un hermano tan tonto. Todos lo vieron desde el principio, y esperaron a que él mismo se diera cuenta también, pero ya llevan cuatro años de matrimonio y el tío sigue cegado por la cabellera rubia y los ojos azules de esa arpía consumista.

“A las siete en casa de papá. Ahora le envío un mensaje a Kai para recordárselo. Te dejo, que he quedado con Sharon para comer”

Le escribe dando por zanjado el tema mientras camina hacia su bici. Se pone el casco, indispensable para zambullirse en el tráfico de la ciudad y vivir para contarlo, y antes de guardar el teléfono, le envía un mensaje a Kai para recordarle sus planes, aunque está seguro de que se acuerda y no se lo perdería por nada del mundo. De hecho, ya pueden tener la semana ocupada con reuniones de trabajo, comidas o citas varias, pero el partido de los Knicks en casa de su padre, es sagrado para los tres. No se pierden ni uno, pase lo que pase. Incluso aquella vez que Kai pasó unos días en el hospital después de un duro combate en el que su rival le dejó bastante perjudicado… Llegaron a convertir la habitación del hospital en el salón de la casa de su padre.

Serpentea entre los coches y se sube a la acera en varias ocasiones cuando se encuentra algún semáforo en rojo. Llega ya tarde y no puede permitirse quedarse parado ni dos minutos. Incluso hace unos metros agarrado a un taxi. Sabe que es de locos, que es peligroso, que le pueden multar por ello, pero lo ha hecho desde pequeño y le va a ahorrar varios minutos de retraso.

Deja la bicicleta atada con un candado cerca de la puerta del restaurante, al que se dirige a paso ligero guardando el casco en la mochila. Abre la puerta y da un vistazo alrededor para comprobar que, como es habitual, aún retrasándose unos quince minutos, Sharon no ha llegado. Busca una mesa libre y en cuanto se sienta, empieza a hojear la carta. Observa su reflejo en el plástico que la recubre y empieza a peinarse el pelo con los dedos, que lleva hecho un desastre por culpa del casco. Justo cuando comprueba que está algo más presentable, la ve aparecer por la puerta, con su traje chaqueta impecable, su maletín en una mano y el teléfono en la otra, que mantiene pegado a la oreja. Mira alrededor hasta que se fija en él, llamando su atención alzando una mano y con una sonrisa de bobo dibujada en la cara. Cuando le ve, ni siquiera sonríe, simplemente asiente con la cabeza y empieza a caminar hacia allí. En cuanto llega a la mesa, Connor se levanta y le retira la silla como el buen caballero irlandés que le enseñó su padre a ser. Ella se sienta sin siquiera mirarle. Es normal, porque está enfrascada en una conversación que parece ser muy importante. De hecho, lo podría asegurar si entendiera alguna palabra de lo que dice, porque está hablando en francés. Eso es otra de las cosas que le atraen tanto de ella, nunca deja de sorprenderle… ni siquiera sabía que hablara francés.

Su conversación se alarga como unos diez minutos más. Tiempo que él aprovecha para acabar su cerveza, pedir otra, volver a repasar la carta, contar los cuadros del mantel y alisar las arrugas de su pantalón como una decena de veces.

—Hola —dice ella por fin cuando cuelga el teléfono.
—Hola.
—Siento el retraso.
—No pasa nada. Yo también he llegado tarde. Rick y yo hemos conseguido la cuenta de Folger’s Coffee…

Mientras él habla, ella no para de teclear en el teléfono, levantando la vista de vez en cuando y esbozando una sonrisa de circunstancias. A los pocos minutos, se quedo callado y la observa en silencio hasta que ella se da cuenta de ello.

—Perdona —dice dejando el móvil a un lado de la mesa—. ¿Folger’s Coffee decías? ¡Enhorabuena! Es uno de los grandes.
—Sí… Pero no hablemos de trabajo —dice acercando su silla a la de ella—. Te he echado de menos…

Coge su cara por la barbilla y le gira la cara para que le mire. La besa en los labios con delicadeza, cerrando los ojos, saboreándola sin prisa. Cuando se separa de ella, apoya la palma de la mano a un lado de su cara y acaricia su mejilla con el pulgar.

—Pues… —dice agachando la cabeza y colocando unos mechones de pelo detrás de la oreja—. En realidad, lo que quería decirte sí tiene que ver con el trabajo…
—¿Ah sí? —contesta él apoyando la cabeza en el puño, mostrando interés—. Pues cuéntamelo.
—Pues verás… De hecho, la llamada que estaba atendiendo cuando he entrado tiene mucho que ver…

Coge la botella de cerveza y le da un sorbo, haciéndole un gesto con la mano para animarla a que siga hablando.

—Me han ofrecido un puesto de trabajo en la agencia B&B…
—¿B&B? —dice entornando los ojos confuso—. Pero eso es una agencia de…
—Sí, francesa.
—Y… entonces…
—Lo he pensado mucho Sully… y he decidido aceptar la oferta… Es una gran oportunidad para mí…

Ella sigue hablando sin parar, exponiendo todos los pros de aceptar ese trabajo. Deben de ser muchos por el rato que lleva hablando, aunque él ahora mismo es incapaz de ver ninguno. Solo es capaz de ver una contra, y muy grande: que vivirá a más de 5.500 kilómetros de distancia de Nueva York.

El resto de la comida lo pasa muy callado y aunque quiere contagiarse de su entusiasmo, le resulta imposible hacerlo. Y por más que intenta ver que es una gran oportunidad para ella, solo es capaz de repetir la misma frase una y otra vez, hasta que no puede retenerla por más tiempo en su cabeza.

—¡Qué puede tener de bueno que te vayas a más de 5.000 kilómetros de mí! —dice alzando la voz, llamando la atención de los comensales de las mesas más cercanas a ellos.
—Sully, es una gran oportunidad para mí —contesta ella bajando la voz y mirando alrededor avergonzada.
—¡Pero estarás a 5.000 kilómetros de mí!
—Sully, baja la voz…
—¡Y una mierda! ¡Joder Sharon! ¡No te vayas!
—No puedes pedirme eso…
—Pues te lo pido. No te vayas.
—Además, me voy mañana mismo.
—¿Mañana? Pero… —agacha la cabeza y mira de un lado a otro—. ¿Desde cuando lo sabes?
—Ha ido todo muy rápido… Me lo ofrecieron hace poco más de un mes…
—¡¿Un mes?! ¡¿Y me lo dices ahora?!
—Sully por favor…
—Sharon, yo te quiero —dice cogiéndole la mano una y otra vez desesperado, mientras ella se zafa incómoda—. Quiero estar contigo. Quédate. ¡Cásate conmigo!
—¡¿Qué?! ¡¿Estás loco o qué?! —dice poniéndose en pie.

Da varias vueltas sobre sí misma, totalmente desorientada por la confusión, hasta que finalmente empieza a caminar hacia la salida. Él tarda unos segundos en reaccionar, pero entonces ve su maletín en el suelo, al lado de su silla. Lo agarra, saca varios billetes de la cartera, los tira encima de la mesa para pagar la cuenta y empieza a correr para atraparla. Ya en el exterior, mira a un lado y a otro hasta que la ve parando un taxi.

—¡Sharon, espera!
—¡No Sully, déjame! —dice mirándole nerviosa.
—Te dejas el maletín…

Se acerca hasta él y se lo quita de las manos sin muchos miramientos. Cuando se vuelve a girar para subirse al taxi que se ha parado al lado de la acera, él la agarra del brazo.

—Sharon, espera —dice en un tono más tranquilo.
—¿Qué? —se gira cruzando los brazos.
—No me dejes…
—Es una oportunidad que no puedo rechazar —se vuelve a girar pero Connor se pone frente a ella, interponiendo su cuerpo entre ella y el taxi.
—Pero yo… yo… yo te quiero Sharon.
—Pues yo no. Al menos, no lo suficiente como para rechazar este trabajo por ti.

Esas son las palabras que le rompen el corazón y le dejan incapacitado para actuar. No puede hablar ni moverse, incluso le cuesta respirar. Ve como se sube al taxi y como este se pierde calle arriba. Aprieta los labios y arruga la frente contrariado a la par que empieza a notar cierto escozor en los ojos.

—¡Señor! ¡Señor! —un camarero del restaurante aparece frente a él con su mochila en las manos—. Creo que esto es suyo.
—Sí… —contesta desviando la cabeza para frotarse los ojos—. Gracias.

Se tira largo rato plantado en esa acera, perdiendo la noción del tiempo, intentando averiguar qué ha pasado, aún confundido por cómo se han sucedido los acontecimientos y con la velocidad que lo han hecho. Hace unas horas tenía ante él el mejor día de su vida y ahora se había convertido en una pesadilla.

Tampoco es consciente de cómo acaba sentado en un taburete del Sláinte, un pub irlandés cercano a casa de su padre, que suele frecuentar a menudo. Se bebe tres pintas de Guinness sin conversar con nadie, con la vista fija en la jarra y en la espuma del interior. Ha pasado tanto rato pensando en lo que quizá hubiera podido hacer para evitar su decisión o buscando motivos ocultos aparte de la oferta de trabajo, y ha acabado tan agotado por ello, que su mente se ha quedado en blanco. Es como si le hubieran extirpado el cerebro.

—Ian, ponme otra.
—Connor, vete a casa.
—Calla y ponme otra. ¿Acaso no te las estoy pagando?
—Prefiero que salgas por esa puerta por tu propio pie, a ganar unos dólares de más.

Chasquea la lengua contrariado mientras escucha a lo lejos la canción que suena por los altavoces del equipo de música. Es una de esas canciones tristes que hablan del desamor, perfecta para la ocasión, como si alguien se la hubiera dedicado por la radio. Solo cuando el teléfono le vibra insistentemente en el bolsillo, sale de su letargo y contesta sin molestarse en mirar quién es.

—¿Diga?
—¿Dónde estás? —le pregunta la voz de su hermano Evan.
—En Sláinte.
—Está en el pub —escucha que le dice a alguien—. ¿Y qué haces ahí?
—Beber.

Escucha varios ruidos, como si se estuvieran peleando por el teléfono, cuando de repente se oye la voz grave de su hermano mayor.

—Capullo, soy Kai. Mueve tu puto culo hasta casa de papá. El partido empieza en diez minutos.

Mira el reloj sorprendido por lo rápido que ha pasado el tiempo. Cuatro horas de su vida, desde ese “yo no te quiero” hasta esta llamada, de las cuales no puede recordar prácticamente nada.

—Voy, voy —dice antes de colgar rápidamente.

Se levanta del taburete, se cuelga la mochila al hombro y arrastra los pies hasta casa de su padre. La casa donde sus hermanos y él crecieron, la casa donde su madre les cuidó a todos hasta que murió de cáncer hace ya casi veinte años, cuando eran solo unos adolescentes. Llega caminando, agarrando la bici a su lado, ya que después de varias pintas no cree estar en condiciones de pedalear.

—¡Hola Connor! —le saluda el señor Murphy, su vecino de toda la vida—. Partidazo, ¿eh?
—Sí… —esboza una sonrisa muy forzada pero que a él le parece servir porque se mete en casa.

Deja la bici en el porche, abre la puerta de la casa y suelta la mochila en el suelo. Se encuentra con sus dos hermanos sentados en el sofá y su padre en su butaca, de cara al televisor, donde el partido está a punto de empezar ya.

—¿Estás bien? —le pregunta Evan girando la cabeza hacia él.
—Sí…
—¡Pilla! —dice Kai lanzándole una cerveza sin mirarle.

La coge al vuelo y la deja reposar un poco antes de abrirla. Se acerca a su padre y le da un beso en la mejilla. Le mira con cara afable, haciendo brillar sus infinitos ojos azules, que tanto él como sus hermanos han heredado. De los tres, el que más se parece a su padre es Kai. Evan en cambio es más parecido a su madre y él… bueno, digamos que es una mezcla de ambos.

—¿Cómo va todo hijo? —le pregunta mientras Connor se sienta en el brazo de la butaca.
—Bien.
—Pues no tienes cara de estar bien —vuelve a decir.
—Sí tío. Tienes una pinta horrible —suelta Evan dejando de mirar el televisor y prestándole atención unos segundos—. ¿No habías quedado con Sharon? ¿Ha pasado algo?
—¿Con Sharon? —interviene Kai—. ¿Te ha dado audiencia para verla?
—Vete a la mierda Kai.
—Chicos…
—Lo siento papá, pero estoy harto de esos comentarios.
—Ni que fueran mentira…
—¡Kai! ¡Basta! —vuelve a intervenir su padre.
—En serio Connor —insiste Evan—. ¿Todo bien con Sharon?

Resopla resignado y totalmente agotado.

—Es igual. Vamos a ver el partido, que ya empieza.
—A la mierda el partido. Si vamos a perder de todos modos.
—Dí que sí Evan. Con hinchas como tú, llenamos el Madison Square Garden seguro —suelta Kai.
—Ni caso al cabronazo este —replica Evan—. Cuéntanos.
—Sharon se va a Paris —dice finalmente pasados unos segundos.
—¿A Texas?
—No Evan, la Paris de Francia, no la Paris de Texas.

Los tres se le quedan mirando fijamente, dejando el partido totalmente olvidado. Connor les mira uno a uno, hasta que al final se centra en la botella que tiene en las manos.

—Y tú… quiero decir… ¿cómo estás? —le pregunta su padre.
—Pues jodido papá, jodido. Pensaba que lo nuestro iba en serio, que yo le importaba más…
—Connor, siento ser yo el que te diga esto, pero eres el único que lo pensaba —interviene de nuevo Kai—. Todos pensamos que vuestra relación solo te la creías tú…

Chasquea la lengua contrariado mientras mueve la cabeza desviando la vista. Se levanta y camina de un lado a otro por delante del televisor, incapaz de mantenerse sentado durante más tiempo.

—¿Todos pensabais eso? —pregunta mirando a Evan y a su padre—. ¿Papá? ¿Tú también?
—Connor… —su padre se lo piensa unos segundos, hasta que al final añade—: Esa chica no tenía tiempo para ti…
—Eso no es verdad… ¿Evan?
—Lo siento Connor, pero pienso como ellos. El único enamorado eras tú. Ella solo te quería para entretenerla en sus ratos libres. La lista de prioridades de esta chica son su trabajo —empieza a enumerar ayudándose de sus manos, como si descendieran una escalera—, su trabajo, su trabajo, su trabajo, y luego ya, si le queda algo de tiempo, tú.

Mira a Evan contrariado y muy cabreado por sus palabras. Aprieta la botella en su mano con fuerza, como si quisiera romperla en pedazos.

—¡Mira el que fue a dar lecciones! ¿Sabes por lo único que te quiere tu mujer? ¡Por tu dinero! Y tú… —le grita a Kai apuntándole con el dedo—. Tú… ¡ni siquiera tienes novia!
—Ni la quiero —empieza a contestar Kai—. Follo siempre que quiero. Y aquí el pequeño folla siempre que le compra algún trapo caro a la pija de su mujer. Tú en cambio, para follar tienes que pedir cita con tres meses de antelación.
—Serás… —dice abalanzándose sobre él sin medir las consecuencias.

Enseguida Evan reacciona intentando separarles. Su padre también se levanta y agarra a Connor por los hombros. Kai mientras, ríe a carcajadas sin intentar siquiera protegerse de sus débiles golpes. La verdad es que en condiciones normales, sería imposible que le ganara en una pelea a Kai y no solo porque sea boxeador semi-profesional sino porque es bastante más fuerte que él. Si a eso le sumamos su estado de casi embriaguez, la cosa se complica de forma exponencial.

Finalmente consiguen sentarle en el sofá y le retienen hasta que su respiración vuelve a ser más o menos acompasada. Los tres le miran con cara de preocupación, hasta que al final la rabia da paso a la tristeza y sin poderlo remediar, hace algo que sabe que se arrepentirá toda la vida de hacer: llorar delante de sus hermanos.

—Eh… —dice su padre sentándose a su lado, atrayendo su cabeza hacia su hombro— Tranquilo… No pasa nada…
—Es que no lo entiendo —empieza a sollozar—. Pensaba que me quería…
—Y seguro que te quiere, pero tus prioridades y las suyas son diferentes…

Su padre insta a sus hermanos a echarle un cable, pero lo único que ellos son capaces de hacer es mirarle como si de repente le hubieran salidos escamas verdes por todo el cuerpo.

—Se va mañana…
—¿Mañana ya? —dice Evan—. ¿Desde cuando lo sabía la muy guarra?
—Ha sido todo muy rápido… Desde hace un mes…
—¡Rápido los cojones! ¡Ha tenido 31 días para decírtelo! ¡Será puta!
—¡Kai! ¡Modera tu lenguaje! —le reprende mi padre.
—A la desesperada, le pedí incluso que se casara conmigo —cuando lo suelta, cierra los ojos imaginando la reacción general.
—¡¿Qué?! —grita Kai—. ¡¿Estás pirado o qué?!
—¿Y ella qué dijo? —pregunta Evan.
—Lo mismo que Kai.
—Luego la perseguí hasta el exterior del restaurante y le dije que la quería y me dijo que ella no, y se metió en un taxi huyendo de mí lo más rápido que pudo.
—¿Y te extraña? Joder Connor. Me imagino tu cara de loco persiguiéndola como si en lugar de ser su novio fueras un acosador…

Tras decir eso, Kai se agacha delante de él y apoya las manos en sus rodillas. Le mira como si fuera un bicho raro, pero en el fondo está haciendo un esfuerzo por entenderle.

—¿Sabes lo que necesitas? —Connor levanta la vista hacia su cara y niega con la cabeza. Es un capullo integral, pero es su hermano mayor y, aunque a veces se comporte como un idiota, sabe que le quiere y que todo lo que le dice es por su bien, y por eso confía en él—. Desahogarte.
—¿Qué quieres decir? —pregunta Evan.
—En cuando acabe el partido, nos vamos a ir de fiesta los tres. Vamos a ir a un local nuevo que conozco donde hay unas tías que quitan el sentido.
—Kai, no me apetece nada salir… —se queja Connor.
—Pero lo necesitas. No te estoy diciendo que te tires a ninguna tía, cosa que tampoco te vendría nada mal. Pero necesitas olvidarte de Sharon.
—Pero yo no quiero olvidarme de ella…
—Connor —dice Evan posando la mano en su cabeza—. Kai tiene razón. ¿Cuántas pistas más necesitas? Te dijo que no te quería, tomó la decisión sin contar contigo, hace más de un mes que lo sabe…

Gira la cabeza hacia su padre, que se ha mantenido al margen durante casi toda la conversación, pidiéndole su intervención. Donovan sabe de la importancia de sus palabras para su hijo, por eso se lo piensa mucho antes de abrir la boca.

—Creo que tienes todo el derecho del mundo a estar triste o cabreado, a guardar una especie de luto incluso, pero también creo que tus hermanos tienen razón. Esa chica ha demostrado no merecerse que estés decaído y aunque cueste, deberías intentar pasar página lo más rápido posible. Si la manera de conseguirlo es saliendo de marcha con Evan y Kai, adelante con ello —él también le revuelve el pelo de forma cariñosa y, mucho más confiado, prosigue con su discurso—. Hijo, tú vales mucho, los tres lo valéis, y está claro que esa chica no te merece. Busca a la indicada. Cuando la encuentres, lo sabrás.

El resto de la noche se deja llevar como un pelele. En casa de su padre se bebe todas las cervezas que le ponen en la mano. Luego le meten en un taxi y van a la discoteca que decía Kai. Le sientan en un taburete de la barra y ponen en su mano varios vasos de chupito con líquidos de diferentes colores llamativos. Luego Kai conoce a un grupo de chicas y enseguida se ve arrastrado a la pista de baile. Connor odia bailar y además se le da fatal, pero tampoco es consciente de sus propios movimientos, así que simplemente deja que esas chicas se froten contra su cuerpo. Pasadas unas horas, le vuelven a sentar al lado de la barra y vuelven a depositar en su mano más brebajes de colores.

—Evan —dice tirando de la manga de la camisa de su hermano pequeño—. No me encuentro muy bien. Quiero irme a casa.
—Vale —le contesta él, que aunque va bastante achispado, no llega a su nivel de embriaguez—. Espera que voy a buscar a Kai.

Varios minutos después, los dos aparecen a su lado de nuevo. Evan tiene cara de cansado porque con seguridad es el que lleva más horas levantado, trabajando todas las horas necesarias para darle todos los caprichos a Julie. Kai en cambio, vuelve con su cara de recién follado, una cara distinguible a kilómetros, incluso estando totalmente bebido.

—Me ha dicho Evan que quieres irte ya.
—Sí —asiente a la vez con la cabeza mientras todo da vueltas a su alrededor—. Siento haberte jodido el plan.
—¿Bromeas? Me he tirado a dos en el baño… ¡a la vez! —pasa el brazo de su hermano por encima de sus hombros y le agarra por la cintura, ayudándole a caminar—. Vámonos de aquí.

En cuanto salen al exterior, agradece la suave brisa que acaricia su cara. Aún así, todo sigue girando a su alrededor y siente esa sensación en el estómago típica de cuando vas a vomitar.

—Evan, para a un taxi. Vamos a llevar a Connor a su casa.
—Espera. Estoy avisando a Julie de que salgo para allá.
—Joder —contesta Kai dejando a Connor sentado en un banco—. Pelele… Ya lo hago yo.

Connor resbala por el respaldo del banco y cae inevitablemente al suelo, sin fuerzas para impedirlo. Se da un golpe en la cara contra la acera y se queda allí tirado boca abajo, hasta que Kai consigue parar un taxi y Evan deja de escribir el mensaje a su mujer.

—Vamos colega, que ya tenemos taxi.

Siente como le meten dentro sin muchos miramientos y cómo apoyan su cabeza contra la ventanilla de la puerta izquierda, mientras Evan se sienta a su lado y Kai delante, junto al taxista.

—¡Eh! ¡Esperad, esperad! No podéis entrar en este taxi…
—¡Vaya! —dice Kai—. ¡Hola!
—Fuera de mi taxi.
—¿Por?
—Porque vuestro amigo va muy borracho y acabará vomitando aquí dentro.
—Perdona, ¿tienes un cartel reservando el derecho de admisión? —le replica Kai, al que cuando bebe se le suelta la lengua—. Si bebes no conduzcas, ¿recuerdas el lema? Pues eso, hemos bebido, no conducimos. Tú no has bebido, o al menos eso espero, así que tú conduces.

Ella gira la cabeza fulminándole con la mirada, pero parece que finalmente claudica.

—¿No te puedes sentar detrás con tus amiguitos y dejarme tranquila, o voy a tener que disfrutar de tu compañía todo el trayecto?
—Es que aquí estoy más cómodo y ahora que sé que tú conduces y vas a estar a mi lado todo el trayecto, de aquí no me mueve ni Dios.
—Qué suerte la mía… Poneos los cinturones.
—Yo por ti me ato lo que haga falta. Y si llevas unas esposas, me las pongo también.
—Uy, qué gracioso por favor. No te pienses que no me ha hecho gracia, es que soy muy tímida y estoy llorando por dentro… —contesta ella en tono de burla—. Pero tú dame motivos y verás tu sueño realizado y acabarás la noche esposado.
—Qué carácter… Me gusta…
—¿Y a tu amigo qué le pasa? ¿Es sordo? ¡Eh! ¡Tú! —grita dirigiéndose a Connor que, aunque la oye, es incapaz de mover más que las pupilas de los ojos—. Ponte el cinturón.
—No insistas. Ya no está entre nosotros. Siente, pero no padece. Te escucha, pero no va a moverse. Dale un poco de tregua… —dice Kai bajando un poco el tono de voz—. Le ha dejado la novia y está de bajón.
—Ooooh… Qué pena… ¡Que te pongas el cinturón! —grita ella como una loca girando un poco la cabeza mientras inicia la marcha.

Kai y Evan se echan a reír ante el histerismo de la pobre taxista. Connor intenta abrir los ojos para fijarse mejor en ella. De ese modo, puede que consiga recordarla y así tener la oportunidad de pedirle disculpas si la vuelve a ver. Reúne todas sus fuerzas y consigue abrir los ojos justo en el momento en que se escucha un tremendo frenazo. Su cuerpo se abalanza hacia delante y su cabeza choca con fuerza contra el cristal protector que separa los asientos posteriores de los delanteros.

—¡Eh! ¡¿Estás loca o qué?! —grita Kai.
—Connor… —dice Evan volviéndole a incorporar y esta vez, poniéndole el cinturón—. ¡Tía loca! ¡Le has hecho una brecha en la nariz a mi hermano!
—Hace unos minutos estabas demasiado ocupado con el teléfono como para prestarle atención y ponerle el cinturón, así que técnicamente, la culpa es tuya.

El movimiento brusco no ha hecho más que empeorar el mareo en su estómago, así que pocos segundos después, siente las náuseas y vomita inclinándose hacia delante.

—Se acabó. Aquí acaba vuestro trayecto. Buscaros a otro pardillo dispuesto a ganar diez pavos y a gastarse luego veinte en limpiar su taxi.
—¡Pero no nos puedes dejar aquí! – grita Evan.
—Déjala. Desde aquí llegamos rápidamente a mi coche. Ya os llevo yo.
—¿Tú? ¿En tu estado?
—Como quieras. Me llevo a Connor a su casa. Tú vete caminando si lo prefieres.

Evan chasquea la lengua y parece claudicar mientras Kai abre la puerta del taxi para recoger a su hermano.

—Oh joder tío —dice poniendo una mueca con la boca—. Qué asco por favor.
—¿Y esto quien me lo paga a mí?
—Evan, dale veinte pavos, haz el favor.
—Lo siento… —balbucea Connor intentando mirar a la chica mientras le abandonan las fuerzas y está a punto de perder el conocimiento—. Lo siento…

________________________________________________________________________________
Canción:
“If you don’t wanna love me” – James Morrison

14 Comentarios

  1. Ziortza-Reply
    15 abril, 2014 en 20:24

    Hola!!! Es la primera vez que te escribo pero sigo tus historias desde el principio y todas me han encantado, pero el principio de esta… madre mía… pobre Connor… Escribes de maravilla y gracias por dejar leernos el talento que tienes y hacernos entrar en las historias como lo haces.

    • Anna García-Reply
      15 abril, 2014 en 20:31

      Muchísimas gracias!
      Vamos a ver qué tal va con esta historia. La verdad es que estoy muy ilusionada con ella y lo que llevo escrito me está gustando mucho.
      Creo que los personajes van a dar mucho juego y van a madurar a lo largo de la historia… Al menos esa es mi intención!
      De nuevo, muchas gracias por leerme!

  2. melina-Reply
    15 abril, 2014 en 21:51

    Anna Dios mio!!!!
    Que principio cada vez mejor!!
    Espero Que esa taxista buelva a lahistoria en algun momento!!!
    Anna me encantan tus historias y felis de poder estar en esta desde el principio!!!
    Carino!!!

    • Anna García-Reply
      15 abril, 2014 en 22:04

      🙂 ¡Jajaja!
      Gracias Meli!
      Sí… tengo la sensación de que a esa taxista la vas a ver a menudo… 😛
      Me alegro de que te haya gustado!
      Un beso enorme!

  3. 16 abril, 2014 en 8:23

    wou ya me intereso me encanta la manera en que escribes y que tus historias sean tan distintas la una de las otras ya las e leigo todas y porsupuesto que te seguire con esta me alegro que volvieras un beso y espero el proximo capitulo

    • Anna García-Reply
      16 abril, 2014 en 9:32

      Gracias Rosa!
      Si no las hago diferentes, me aburro, así que aunque me ocasione bastantes quebraderos de cabeza, intento variar…
      Encantada de que sigas leyéndome!
      Besos enormes!

  4. jelly-Reply
    16 abril, 2014 en 10:04

    Tarde pero siempre presente!!!! Anna ya nos vas a hacer sufrir desde el inicio???? ay q yo quiero a Connor!!! pobre

    mil besos Anna y ya sabes siempre al pendiente 😀

    • Anna García-Reply
      16 abril, 2014 en 10:47

      Gracias amiga!
      Siempre te tengo presente jefa!
      Connor es 100% achuchable, lo sé. Sabía que os iba a gustar, aunque hay personajes para todos los gustos 😉

  5. Ana-Reply
    16 abril, 2014 en 10:56

    ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!ME ENCANTA ME ENCANTAAAAAAAAAAA!!he dicho que me encanta??pues eso: ME ENCANTAAAAAAAAAAA!!

    El primer capitulo y ya tengo necesidad de más jajajajajaa xD ves si es que no se puede ser aqui la loca adicta a tus historias jajaja xD
    Y bueno volviendo al tema pobre Connor :(…aixx pobrecito mio…eso si mato a la Sharon..ale ya lo he dicho..pobrecito..pero me da a mi que esa taxista,esa taxista…ahi lo dejo jajajajaja xD

    Y me encanta tambien ver la unión de los hermanos y su padre dando consejos..

    Bueno guapi pues lo dicho ya me tienes con muchas ganas de más!!asi que se muy buena y publica prontito eh??jejejeje 🙂

    Un besazo muy grande!!
    De la loca adicta a tus historias!!
    Muaaaksss!!
    Ana

    • Anna García-Reply
      16 abril, 2014 en 11:36

      Hombre! Ya echaba yo de menos tu comentario!
      Tú tenías primicia de cómo iba a ser la cosa, así que jugabas con ventaja…
      Y sabía que te gustaría…
      Ahora, me parece que os voy a hacer esperar un poquito… semana santa y eso… me voy con mis hombres por ahí
      😉

  6. Laura-Reply
    18 abril, 2014 en 10:31

    Por fin!! Llevaba dias esperando nueva historia…

    • Anna García-Reply
      18 abril, 2014 en 23:54

      Jajaja!
      Pues ala, ya la tienes!

  7. Denise-Reply
    10 mayo, 2014 en 6:24

    He leido todas tus historias, me encantan. creo que estos hermanos nos van a divertir mucho.

    • Anna García-Reply
      10 mayo, 2014 en 11:37

      Eso espero!
      Al menos, esa es siempre mi intención… Alguno de mis personajes tiene que poner la nota de humor…
      😉

Deja un Comentario