FICHA

TITULO: Atracción en Nueva York
AUTOR/A: Sarah Morgan
AÑO PUBLICACIÓN: 2019
EDITORIAL: HQN

Os presento a Molly: la consultora sentimental más famosa de Nueva York. Se considera una experta en relaciones… siempre que se trate de las relaciones de los demás. Aún afligida por su última ruptura, Molly no tiene prisa por encontrar el amor; el único amor de su vida es su dálmata, Valentín.

Os presento a Daniel: un cínico abogado especializado en divorcios con predisposición a pensar que las relaciones son una mala idea. Cree que si no tienes una relación con nadie, nadie puede hacerte daño. Hasta que se ve pidiendo prestado un perro para poder conocer a una guapísima mujer a la que ve corriendo por Central Park cada mañana…

Molly y Daniel creen que lo saben todo sobre relaciones. Pero mientras intentan, sin lograrlo, resistirse a su innegable química, descubrirán que es posible que tengan mucho que aprender…

 

OPINION

Esta vez nos alejamos un poco del grupo de amigos principal de los primeros libros. Los protagonistas son dos personajes a los que sólo conocíamos de refilón: Daniel, hermano mayor de Harriet y Fliss, las gemelas que tienen una empresa de servicios para animales de compañía (con las que Paige, Frankie y Eva ya han trabajado alguna vez), y Molly, clienta de dichos servicios.

En este caso, Daniel es un abogado especializado en divorcios, algo díscolo y sin ninguna intención de sentar la cabeza. Molly, con un pasado algo controvertido que la hará rehuir de las relaciones amorosas, escribe un blog en el que aconseja sobre los asuntos del corazón. Ambos son personajes atractivos, con carácter y bastante reales. Se conocen en Central Park, escenario principal de gran parte del libro… ¿Acaso puede haber un lugar mejor para empezar una relación?

En fin… que se conocen en Central Park, paseando a sus perros: Valentín y Brutus (aka Volantes). Estoy con Daniel… ¿Quién narices le pone de nombre Volantes a un pastor alemán?

—¿Algún consejo?

—No tengo ningún consejo que ofrecer sobre relaciones excepto, tal vez, que no lo hagas.

—Me refería al perro.

—Ah. Bueno, podrías empezar por llamarlo por un nombre que de verdad reconozca. Y si tiene problemas de comportamiento, entonces al menos es una cosa que los dos tenéis en común.

En realidad, Brutus no es de Daniel, si no que se lo ha pedido prestado a sus hermanas para sacarlo a pasear y así conquistar a Molly, la chica que ve a menudo en el parque y que le atrae muchísimo. Así que, así de primeras, se nos plantean varias preguntas: ¿Será capaz Molly de dejarse embaucar por Daniel? ¿Qué pasará cuando ella descubra que Brutus no es de Daniel? ¿Será capaz Daniel de enamorarse o será un simple rollo para él?

Soy de los que piensan que si dos personas se quieren lo suficiente como para casarse, al menos deberían intentar redescubrir esos sentimientos que tenían al principio. Creo que a veces la gente se rinde con demasiada facilidad.

Pues el libro pintaba genial, pero poco a poco se fue diluyendo. A mi modo de ver, hasta que se resolvieron esas preguntas, el libro estuvo genial, pero luego perdió su gracia.

LO MEJOR
  • Nueva York, como siempre.
  • Los amigos y vecinos de Molly: Mark y Gabe. Se merecen un libro
LO PEOR
  • Que el libro decae en la segunda mitad, cuando ya son pareja.

Le pongo estrellas, porque Sarah escribe maravillosamente bien.

Deja un Comentario